Los Ambulantes. Una exposición de Valeria Maculan

Meditar es un camino que busca traspasar capas y capas de pensamiento hasta llegar a un refinamiento de ellos, un camino que nos lleve a visualizar un espacio, dentro de nuestra mente, tan brillante como el oro que resplandece en el sol. Cada pensamiento que aparece en el proceso meditativo abre un portal, como si esas capas fueran la entrada a nuevas dimensiones, a otros mundos donde asomarse a mirar o si se quiere, dar un paseo. Al ir por las calles dando pasos nuestros pensamientos deambulan en busca de un hallazgo inesperado, de un lugar donde vislumbrar nuestras ideas. Crear es un estado de la mente, es como meditar, ir dando pasos entre los pensamientos hasta hallar ese espacio luminoso que indica que una de nuestras ideas ha alcanzado el refinamiento suficiente para ser una obra. Platón intuyó que la imagen era aquella energía – o luz – que emanaba del objeto, lo que nos dice que algo de la luz del pasado y de nuestra mente se traspasa a la obra.


Vista de la instalación en Galería Magda Bellotti, Madrid. 2013

Vista de la instalación en Galería Magda Bellotti. Madrid, 2013


Lo inesperado ocurre, lo cautivante es tanto el hallazgo como el camino para llegar a él. Valeria Maculan va dando pasos, cual ambulante, por las capas de su mente y las traspasa a sus obras, cada paso es una capa, cada capa es una puerta hacia la resplandecencia, a ese halo divino que hay en sus pinturas. Un aspecto de lo divino donde habita también lo profano, una religiosidad, la de la pintura y la meditación, que busca también en la oscuridad para encontrar la luz, para dar con lo correcto. Maculan va tensionando, mediante lo ornamental, la relación entre lo oculto y lo banal, mezclando naturaleza y artificio.

La condición única de la obra de arte conserva su aura y abrillanta el espacio, lo saca fuera del muro, lo vuelve tridimensional. El muro dorado en la instalación que nos da la bienvenida a la galería, no parece un muro, es casi un espejo que rebota la luz, las capas de las cortinas que caen del cielo hacen tanto de marco a ese portal de oro, como de sombrilla, y un punto se fuga hacia una pintura diminuta donde parece haber una ciudad, donde apetece andar. Otras pinturas más grandes cuelgan de unos hilos muy finos, bastaría un poco de viento para que ondulen como banderas tibetanas cargadas de plegarias con colores que simbolizan deseos y pensamientos, que invocan poderosos rituales y mantras.


Templo. Vista de la instalación en Galería Magda Bellotti, Madrid.

Templo. Vista de la instalación en Galería Magda Bellotti. Madrid, 2013


Las paredes son puertas a su vez dice el poema que acompaña a estos Ambulantes, aquí nada es lo que parece y todo brilla, brilla como el oro. Quizá es así como Valeria Maculan va construyendo sus obras, en busca de objetos luminosos, brillantes, va dando pasitos por los mercadillos de la ciudad, por las revistas de moda, por los libros de historia del arte y las tiendas de chinos; donde también venden plantas, las enredaderas que ornamentan las pinturas, ellas son las únicas que se quedan en este mundo mirando por la ventana o por el ojo mágico de la puerta. Ser un ambulante es ir de lugar a lugar, capturando, sustrayendo, fragmentando la realidad, traspasando las capas de la construcción urbana, de las construcciones de la mente, es andar por ahí dando pasos entre lo visible y lo oculto, creando nuevas capas de pintura, de pensamientos, de telas, nuevas capas de sentido que dan origen a la obra de arte, capas de energía que crean su aura.
pepeles-ambulantes-valeria-maculan

Izquierda: Poncho, 2010. Acrílico sobre papel, 100 x 70 / Derecha: Arco y Cruz, 2011. Acrílico sobre papel, 100 x 70

 

Valeria Maculan reside en Madrid desde hace dos años. Los artistas deambulan de un lado hacia otro, no existen ya fronteras. Los ambulantes hace referencia a esta condición errante del artista en el siglo XXI. Ha realizado varias exposiciones individuales: Galería Braga Menéndez (BBAA); École des Beaux-Arts de Besançon (Francia); MACRO – Museo de Arte Contemporáneo de Rosario; Centro Cultural Ricardo Rojas y Espacio Duplus (BBAA); y numerosas exposiciones colectivas de las que se destacan: Mientras sea posible, Casa de América, Madrid, 2010; Southern Exposure, Dumbo Art Center, Nueva York (EEUU), 2008; Naturaleza y Artificio, Centro Cultural San Martín, BBAA, 2008;Expansive Link, DiverseWorks Art Space, Houston (EEUU), 2007; Hall de entrada, CCEBA – Centro Cultural de España en Buenos Aires, 2006; Ocultar para ver Museo de Arte Metropolitano de Buenos Aires, 2005; La Recolección, MALBA – Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires, 2005;Transversal, Galería Baro-Cruz, Sao Paulo (Brasil), 2004; y Onírico y Privado, Fundación Telefónica, BBAA, 2004.

La exposición “Ambulantes” de Valeria Maculan se puede visitar hasta el 27 de marzo en la Galería Magda Bellotti, Calle de Fúcar 22, 28014. Madrid, España.