Del Nautilus al Tuning. Álvaro Gil en Louis 21 “The Gallery”

“Es obvio que el nuevo Citroën ha caído del cielo tal y como aparece a primera vista como un objeto superlativo… No debemos olvidar que un objeto es mejor mensajero de un mundo superior que de la naturaleza: uno puede ver fácilmente en un objeto a la primera una perfección y una ausencia de origen, una finalización y un brillo, una transformación de la vida en materia (la materia es mucho más mágica que la vida) y en una palabra un silencio que pertenece al reino de los cuentos de hadas. El DS “la diosa”  tiene todas las características (o al menos el público está de acuerdo en atribuírselas a primera vista) de uno de esos objetos de otro universo que han aportado carburante a la neomanía del siglo XVIII y de los de nuestra propia Ciencia-Ficción: la diosa es en primer lugar un nuevo Nautilus.”

Roland Barthes, El nuevo Citroën. Mitologías 1957 


 

Vista de la exposición Ornamento a Medida, Galería Louis 21 Madrid

Vista de la exposición Ornamento a Medida,  Louis 21 “The Gallery” Madrid


Si el tiempo contemporáneo se definiera por su cercanía al presente, a la cultura actual, a lo que está ocurriendo ahora mismo, la obra de Álvaro Gil (1986) sería eso: la espontaneidad y energía de lo que acontece hoy. Describir las piezas que crea este artista requiere de aquella pasión y fascinación con la que Barthes describió al Citroen DS, que hicieran al lector imaginar el pulido de su brillo, el color de cada forma, las terminaciones, pliegues y cortes, e incluso al artista, cual inventor en su estudio, transformando la vida en materia, en objetos preciosistas, en futuros fetiches.

Actualmente Louis 21 “The Gallery” presenta en Madrid la exposición Ornamento a Medida, la tercera individual de Álvaro Gil en lo que va del año después de “Brikokustoms” y “DIY (Do It Yourself) Bricolajismos y otros menesteres hechos a medida”, esta última en el Museo de Arte Contemporáneo de Huarte, España. Este artista comenzó sus incursiones en el arte como un auténtico hijo de Youtube e Ikea, para quien la técnica tiene más que ver con la estética del Bricolage que de la escultura o la pintura académica y donde la cultura Tuning, la estética de lo customizado, son mucho más cercanas a él que cualquier historia del arte. Con absoluta precisión este artista da forma a sus Brikokustoms: diferentes formas geométricas, mentales, decorativas, tecnológicas, abstractas que nacen de una combinación crítica de filosofías que van desde el Do it Yourself al Tuning. Esta última, una afición que se ha ido extendiendo por el mundo hasta transformarse en un movimiento social, tanto que hoy tunear un coche es una actividad tan usual como escoger un tipo de vestuario o la decoración del hogar. En este sentido, y como propone la obra de Álvaro Gil, la Filosofía del Tuning se hace muy cercana a la de Ikea que propone al consumidor la posibilidad de decorar su casa a medida de manera personalizada ofreciendo conceptos como “Color a la carta” o “Recombinar al gusto”. 


Detalle de Bricostar, Galería Louis 21

Bricostar. DM y acrílico, 2013.  Louis 21 “The Gallery”

 


 Ornamento a Medida Galería Louis 21

Carbono Skin y White Leopard, 2013. DM y vinilo acrílico. Louis 21 “The Gallery”


 Ornamento a Medida es una instalación que consta de cinco piezas completamente abstractas cuyos materiales son la mayor sofisticación de una estética donde lo falso –lo que imita a lo real- se vuelve atractivo. Elegantes y divertidos flotan en una sala completamente blanca y brillante unos volúmenes explosivos y aerodinámicos con sutiles destellos de color que nos acercan a la realidad concreta del mundo de lo hecho a mano. Sus ensamblajes tipo criptonitas dan origen al Nautilus de esta exposición: una especie de erizo de mar, un submarino atómico construido en madera, impecablemente pintado de negro y que nos da la impresión de que en cualquier momento va a comenzar a moverse hasta salir disparado por el techo de la galería. Una joya del bricolaje. A diferencia de sus anteriores Explosiones, el Bricostar no está completamente customizado sino que deja a la vista su material original: la madera natural, simplemente pegada y lijada. Esta característica es nueva en la obra de Álvaro Gil, quien en sus anteriores exposiciones había presentado objetos cargados de texturas, colores brillantes y fluorescentes. Sin embargo sus piezas actuales conservan la carga de la cultura poligonera (urbana) y la estética de la imitación, pero mucho más cercanas a la esencia de su manufactura. Eso se ve claramente en las piezas Carbono Skin y White Leopard, tres figuras en punta –como flechas- maquilladas por un ajustado vinilo acrílico. Las dos de los costados con un diseño geométrico y la central en un motivo animal print como si fuera la piel de un puma gris metálico. Por detrás de cada una de ellas se puede ver un reflejo rosa flúor que las despega del muro generando una vibración un engaño visual. Justo enfrente, abajo, sobre el suelo, una pieza de madera a penas barnizada y ensamblada con unos tubos de plástico negros que crean una forma muy atractiva. Wood Structure destaca tanto por tu extrañeza como por su sobriedad. Sobre ella y saliendo del muro como una estaca –o como parte de él- está Wall Extension un cilindro con cortes pentagonales blanco, con sus aristas lijadas y sutilmente redondeadas que también, como el Bricostar dejan ver la madera bajo las capas de pintura.  Hay sólo una pieza que para quienes no conocen el trabajo de este artista, al verla nos lleva a imaginar los lugares de inspiración de Álvaro Gil. Instalada como si fuera un foco de luz –también de color- en un de los blancos muros de la galería Cabezal es la unión de todos los materiales: resina, metal flake, tuercas de acero, madera y una formica oscura que tiene purpurina verde brillante en su interior. Quien se acerca a ella puede viajar en el tiempo. 
Ornamento a Medida Galería Louis 21

Sin título (Wood Structure), 2013. Madera y PVC. Louis 21 “The Gallery”


Ornamento a Medida Galería Louis 21

Sin título (Wall Extension), 2013. Madera y acrílico. Louis 21 “The Gallery”


Criptonita Black and White, 2013. DM y acrílico. Galería Louis21

Criptonita Black and White, 2013. DM y acrílico. Louis21 “The Gallery”


La fragmentación de los objetos, esa esencia conceptual de Ikea, es lo que luego da origen al diseño de un universo de objetos con una especie de Espíritu de Época. Objetos que representan a su tiempo, que están cargados con la energía de lo que acontece y que con los años se vuelven testigos y protagonistas. Como señala Barthes “un objeto es mejor mensajero de un mundo superior que de la naturaleza”, un objeto puede volverse un dios, un símbolo, éste puede trasmitir un vértigo, una velocidad, una condición de lo humano y muy posiblemente un estilo de vida. Introducirse en el mundo de la obra de Álvaro Gil es  asomarse a esa realidad que rodea las grandes ciudades, pero no de una manera densa y pesada, sino más bien desde la honestidad, desde una fascinación y admiración vital. En ella se refleja toda una nueva cultura underground –colorida, fluorescente, plástica- nacida en las aglomeraciones urbanas de los extrarradios de las grandes ciudades que, como todos los movimientos emergentes y espontáneos que han alcanzado un determinado tamaño, se convertirá con el paso del tiempo en el marco cultural de toda una generación.

Álvaro Gil nace en Corella en 1986. Vive y trabaja en Bilbao. Para saber más de su trabajo pueden visitar su web www.alvarogilsoldevilla.com o la de Louis21 “The Gallery”